Que si tienes una salchicha de plástico para meter cerezas

rasmussen-570x374

– Desde que me recordó su pasado francés, ¿sabe?, he estado escuchando con mucha atención. Y si, tiene usted razón: habla usted inglés, y probablemente piense en inglés, pero el inglés no es su idioma verdadero. Yo diría incluso que el inglés es un disfraz para usted, o una máscara, parte de su armadura de caparazón de tortuga. Cuando habla usted le juro que oigo cómo elige las palabras, una a una, de la caja de palabras que lleva con usted a todas partes, y las coloca en sus casillas correspondientes. Así no es como habla un verdadero nativo, alguien que tiene el idioma de nacimiento.

– ¿Cómo habla un nativo?

– Con el corazón. Las palabras inundan su interior y él las canta, canta con ellas. Por así decirlo.

J.M Coetze. Hombre lento

Creo que después de la decisión de emigrar, lo más dificil es aprender el nuevo idioma . Aprender a expresarme en un nuevo idioma es para mi mucho más dificil que adoptar nuevas costumbres y comidas o adaptarme al clima.

En mi caso, el noruego sigue siendo una lucha diaria por comprender y hacerme comprender, sobre todo porque en la zona en la que vivo se habla un dialecto del noruego (nynorsk o literalmente nuevo noruego) que no estudié antes de venir (bokmål o literalmente lengua de libro).

Un ejemplo sencillo de las diferencias entre ambos idiomas sería el siguiente:

– Bokmål: Jeg kommer fra Spania. Jeg er andalusier (Vengo de España. Soy andaluz).

– Nynorsk: Eg kjem frå Spania. Eg er andalusiar (Vengo de España. Soy andaluz).

Parecidos, pero no iguales…

Todos metemos la pata al hablar. El que tiene boca se equivoca, y todo eso. Pero si es con un idioma que aún no controlas, los fallos garrafales están a la orden del día.No queda más que reirte de ti mismo y procurar no volver a cometer los mismo fallos una y otra vez.

Algunos patazos a destacar podrían ser:

¿Tienes una salchicha para meter cerezas? , cuando quieres decir ¿Tienes una bolsa para meter cerezas?

Sientate sobre la mesa, cuando quieres decir La mesa está lista. Ya puedes sentarte.

Hice la masa con orina, cuando quieres decir Hice la masa para la pizza.

– Confundir los géneros, sobre todo el femenino por el masculino.

Espero una Irene (vaya, que estoy embarazado y espero una niña que se llamará Irene), cuando quieres decir Espero a Irene.

Échame un café por encima, cuando quieres decir Ponme un café.

A día de hoy, y empleando el símil de J.M Coetze, mi caja de palabras está más llena que antes, tardo menos en buscar las palabras que de ella necesito y las coloco en sus casillas correspondientes con más acierto… pero sigo sin cantar con ellas.

Anuncios

No lo diga con flores. Dígalo con Skype.

Hace algún tiempo, y tras la irrupcion total del whatsapp en mi grupo de amigos (no tuvimos smartphone todos hasta hace unos 4 meses), un amigo sentenció que, a día de hoy, con tanto Whatsapp y tanta leche, uno de los mayores actos de amistad que puede hacer alguien por ti es llamarte por teléfono.

Cuanta razón. Tan simple como darle a un botón y pagar cero y algo el minuto más establecimiento de llamada.

A muchos nos cuesta acordarnos de cuando estabamos liados con los mensajes y las llamadas (perdidas algunas, para no gastar); llama tu a tal que ya llamo yo a cual, y así quedábamos. Y si me apuras, a cuando llevabamos algunos duros en el bolsillo para echar a una cabina o tenias que quedar con bastante tiempo y llamar desde casa.

Ahora puedes mandar el famoso vídeo de la rana y el mono, una foto de lo último que comiste y hasta el último meme de Julio Iglesias y todo tu grupo de Whatsapp lo ve y se echa unas risas. Genial y todo eso.Y casi gratis.

Yo por mi parte, y tras más de medio año sin pisar mi tierra, he llegado a la conclusión de que uno de los mayores actos de amistad que puedes tener con un amigo en el extranjero (o si eres tú el que vive fuera) es instalar Skype y usarlo.

Todo el mundo tiene Whatsapp y Facebook. Muchos Twitter. Pero Skype se resiste, cual galo a los romanos. Skype es otro mundo.

¿Tanto cuesta instalar el Skype? ¡Si hasta a veces hasta cartas y postales recibo y mando (si, con su sello y todo, y cuestan dinero y rato escribirlas, y papel y boli, pero te quedas agustísimo al mandarlas y recibirlas)!
Todo el mundo pone excusas: no tengo cámara, mi ordenador está estropeado… Skype es gratuito y puede ser instalado en cualquier ordenador con cámara web, tablet o smartphone.

Sencillamente no. Hasta un padre o abuelo de gama media puede emplearlo y tengo pruebas diarias de ello, oye.

Tengo amigos que han llevado a arreglar el ordenador solo para tener el Skype disponible y poder charlar conmigo, le roban el ordenador a sus padres o incluso hacen inventos McGyverescos cuando se les desconfigura el micrófono. Un esfuerzo para un fin. Hablar con un familiar o amigo al que quieres o decías que querías.

Si cuando os vuelva a ver en persona notáis algo raro en mi, no os preocupéis. Será la falta de luz o el exceso de salmón en sangre, vete a saber. O igual es solo por lo de Skype…

skype

Colaborando con ECOPERIODISMO

La semana pasada, y al hilo de unos comentarios surgidos en un post dedicado a los envases de vidrio retornables de hace bastantes años, Ricardo Gamaza, periodista ambiental al frente de ECOPERIODISMO, me ofreció colaborar como bloguero invitado y hablar un poco sobre el sistema de recogida de envases retornables en Noruega.

Ha sido todo un honor. Espero que os guste:

http://www.ricardogamaza.com/category/bloguer-invitado/

Y por supuesto, os invito a visitar su blog y estar al día de lo que se cuece en nuestro mundo verde:

ECOPERIODISMO: http://www.ricardogamaza.com/

IMG_0145

¿Por qué digo que soy un inmigrante 2.0?

Salvando las distancias, y cambiando la maleta de cartón y la gallina por una tablet, ser español y emigrar en busca de trabajo sigue siendo lo mismo que en los tiempos de “Vente va Alemania, Pepe”; uno de los mayores actos de renuncia que existen.

Renuncias (abandonar jamás) a tu idioma, tu familia, tus amigos, tu día a día. Y lo cambias por una esperanza, por el sueño de vivir lo que en tu país no puedes; algo de trabajo y que te paguen por él.

Y huyes, claro que si.  Huyes de hacerte viejo con 30 años, de que los meses sin trabajo se conviertan en años, y huyes (lo he intentado, en serio, pero las noticias via web y familia-amigos no ayudan) del “que mal esta todo” y el “donde vamos a parar”. Vamos, que puedo estar tranquilo: la crisis sigue sin mi. Yo que me creía imprescindible.

Cuando llegas todo es nuevo e ilusionante, y cuando por fin estás medianamente instalado, te das cuenta de lo lejos que estás de todo y de todo lo que has dejado atrás.

Sin embargo, soy un afortunado. Mi antigua vida esta a 4000 km, o el equivalente a 3 clicks de ordenador. Skype, Facebook, Whatsapp…Cuando mis tíos abuelos emigraron a Inglaterra y posteriormente a Australia, la única forma de contacto eran las cartas y el teléfono (2 al año a lo sumo, que costaban un pico). Ahora puedo hablar con los míos y “verlos” practicamente todos los días. Lo que yo te diga, la vida 2.0 en su mayor esplendor.
Sobrinos e hijos de amigos recién nacidos, amigos que se van para siempre, cuñadas embarazadas, hermanas bailarinas, primos que se hacen médicos, amigos que aprenden a cultivar yuca, pizzeros farsantes, viajes a la India, copitas en el bar… todo en mi pantalla y sin salir de mi salón. Conexiones semanales desde Madrid, Sevilla, Cortes de la Frontera, Pulianas, Santa Cruz, Úbeda, Cambridge,Lugros, Jerez y Valldal.
Que bonita es la crisis, que reparte lo mejor de cada casa por el mundo entero para que en nuestra querida España nunca se ponga el sol.
 20131114_094915