Que si tienes una salchicha de plástico para meter cerezas

rasmussen-570x374

– Desde que me recordó su pasado francés, ¿sabe?, he estado escuchando con mucha atención. Y si, tiene usted razón: habla usted inglés, y probablemente piense en inglés, pero el inglés no es su idioma verdadero. Yo diría incluso que el inglés es un disfraz para usted, o una máscara, parte de su armadura de caparazón de tortuga. Cuando habla usted le juro que oigo cómo elige las palabras, una a una, de la caja de palabras que lleva con usted a todas partes, y las coloca en sus casillas correspondientes. Así no es como habla un verdadero nativo, alguien que tiene el idioma de nacimiento.

– ¿Cómo habla un nativo?

– Con el corazón. Las palabras inundan su interior y él las canta, canta con ellas. Por así decirlo.

J.M Coetze. Hombre lento

Creo que después de la decisión de emigrar, lo más dificil es aprender el nuevo idioma . Aprender a expresarme en un nuevo idioma es para mi mucho más dificil que adoptar nuevas costumbres y comidas o adaptarme al clima.

En mi caso, el noruego sigue siendo una lucha diaria por comprender y hacerme comprender, sobre todo porque en la zona en la que vivo se habla un dialecto del noruego (nynorsk o literalmente nuevo noruego) que no estudié antes de venir (bokmål o literalmente lengua de libro).

Un ejemplo sencillo de las diferencias entre ambos idiomas sería el siguiente:

– Bokmål: Jeg kommer fra Spania. Jeg er andalusier (Vengo de España. Soy andaluz).

– Nynorsk: Eg kjem frå Spania. Eg er andalusiar (Vengo de España. Soy andaluz).

Parecidos, pero no iguales…

Todos metemos la pata al hablar. El que tiene boca se equivoca, y todo eso. Pero si es con un idioma que aún no controlas, los fallos garrafales están a la orden del día.No queda más que reirte de ti mismo y procurar no volver a cometer los mismo fallos una y otra vez.

Algunos patazos a destacar podrían ser:

¿Tienes una salchicha para meter cerezas? , cuando quieres decir ¿Tienes una bolsa para meter cerezas?

Sientate sobre la mesa, cuando quieres decir La mesa está lista. Ya puedes sentarte.

Hice la masa con orina, cuando quieres decir Hice la masa para la pizza.

– Confundir los géneros, sobre todo el femenino por el masculino.

Espero una Irene (vaya, que estoy embarazado y espero una niña que se llamará Irene), cuando quieres decir Espero a Irene.

Échame un café por encima, cuando quieres decir Ponme un café.

A día de hoy, y empleando el símil de J.M Coetze, mi caja de palabras está más llena que antes, tardo menos en buscar las palabras que de ella necesito y las coloco en sus casillas correspondientes con más acierto… pero sigo sin cantar con ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s