Sistema precario, precarios por sistema

images

Que España es un país precario lo sabemos todos. Aunque nos hayan querido hacer creer lo contrario en épocas pasadas, llevamos la precariedad en el ADN ibérico; desde las familias de postguerra que se pluriempleaban de sol a sol hasta los actuales universitarios plurilicenciados que trabajan 40 horas semanales por 800 euros, todos han sufrido en su vida a cuenta de un sistema laboral propio de los tiempos de la Revolución Industrial.

Y en mi caso, la única salida que en su momento vi a esta precariedad, al menos de forma temporal, fue emigrar hacia tierras más sensatas laboralmente hablando. Ya no era solo huir de la crisis y la falta de trabajo, sino también de la escasa calidad del trabajo existente en España y las nulas posibilidades de compaginar vida laboral y personal.

Bien es cierto que Noruega no es el paraíso, ni mucho menos, pero al menos se valora mucho al trabajador y se le cuida como la más valiosa de las máquinarias de una fábrica de coches de lujo.

Se hace muy dificil tener que explicarle a un noruego como tu empresa puede llegar a adeudarte miles de euros en nóminas atrasadas y encima te exija hacer horas extras sin ningún tipo de contraprestación. Es como explicarle a mi tatarabuelo que mis padres y yo hablamos todos los días a miles de kilómetros de distancia gratis y viéndonos en una pantalla a tiempo real. De locos.

Lamentablemente, como muchos otros al emigrar, aún no he encontrado un trabajo acorde con mi formación y experiencia. Será cuestión de tiempo, contactos y sobre todo mejora del idioma.

Mientras tanto, voy encontrando trabajos que lejos de ser los de mis sueños, me permiten vivir y disfrutar de la vida en estas tierras. Son trabajos que no todo el mundo estaría dispuesto a desempeñar, pero como decían en los concursos, “hemos venido aquí a jugar”. Dirán lo que quieran, pero los españoles que venimos aquí curramos como el que más; el que no lo hace, se volvió a su pueblo hace mucho tiempo.

Y si no ves digno desempeñar esos trabajos porque tienes mucho orgullo (ese del que a los españoles nos dan dos tazas al nacer y que podríamos exportar como recurso inagotable), te lo metes por donde te quepa y lo dejas apartado allí, junto con el orgullo que tuviste que tragarte mientras trabajabas 12 horas y cotizabas 8, no te pagaban la nómina en 4 meses mientras tu jefe se quejaba de lo mal que estaba todo a través de su nuevo Iphone comprado con lo que se ahorraba al no pagarte.

En un sistema precario, serás precario por sistema. Te lo digo yo, que con 30 años he tenido ya 21 trabajos diferentes.

PD: a día de hoy no conozco a nadie que halla plasmado mejor la precariedad laboral en España que Javier Lopez Menacho (http://www.javierlopezmenacho.com/) en su libro “Yo precario”, fiel reflejo de todos aquellos que decidimos no quedarnos en casa (de nuestros padres) esperando a cumplir los 40 y ver llegar tiempos “mejores”. Un libro imprescindible.

Anuncios

Un comentario en “Sistema precario, precarios por sistema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s